21/8/08

Carroña


Sabéis, esto de mundo alocado no es más que un juego. Como cuando era pequeño y hacía garabatos pensando que podría ser dibujante de cómics algún día. Pues lo mismo pero con unos cuantos años más e imaginando que, yo qué sé, escribo para algún medio importante. Y como es un juego no tiene importancia, es una tontería que me divierte y está bien que sea así. Lo que no me parece tan divertido es asomarme al mundo real en días como ayer y pensar que, sin haber estudiado periodismo ni saber siquiera lo que es un libro de estilo, tengo al menos una ligera idea de qué puede ser eso de la ética.

Y aquello de si es la demanda la que condiciona la oferta o la oferta la que genera la demanda queda un poquito más claro.

8 comentarios:

  1. Vivimos en un mundo en el que se exige información inmediata, en tiempo real, continua, a todas horas. Eso es un hecho.

    Y las consecuencias, obvias: no es una cuestión de ética. Los periodistas son honestos y hacen su trabajo, desde el redactor de base al director de cadena. El problema es que en su trabajo pesa la economía de mercado. La cuota de pantalla.

    Todo esto lo verás siempre que haya una tragedia como esta. Te lo dice uno que vive de esto.

    ResponderEliminar
  2. Sí, si no es la primera vez, pero sigo pensando que hay formas y formas y no me gusta nada todo el morbo que generan desgracias como esta. No se puede generalizar, pero hay programas y periodistas que gustan mucho de meter el dedo en la llaga, de aportar datos que no han sido confirmados todavía (les falta poner un contador en una esquina de la pantalla con el número de víctimas actualizado en tiempo real).

    Ahora toca que Antena 3, como quien no quiere la cosa, empiece a programar películas de desastres, especiales de accidentes, etc.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Vaya, ayer pasé todo el día encerrado con mi chica y unos amigos jugando a juegos de mesa, y no me enteré de nada. ¿Habláis del accidente de Barajas? ¿Ya están haciendo carnaza y telebasura del desastre?

    Me da que va por ahí la cosa. Si es eso, no me ha costado imaginarlo porque no me sorprende. Aunque como creo que insinúa Demotico, tenemos la tele que pedimos. Hace un tiempo decidí ponerme tele por cable, y ya está amortizado. Ahora veo exactamente lo que quiero ver, que para eso están los canales temáticos. Y para estar al día, la radio.

    ResponderEliminar
  4. Después de ver esta mañana un especial de Antena 3, con Rosa Villacastín de invitada... en fin, sin comentarios.

    No es que sea la tele que pedimos (yo, desde luego, no la pido), sino la que es rentable. Pero esto del amarillismo es una cuestión de la política de la empresa informativa, más que un problema del periodismo.

    En la carrera (por cierto, mucha gente no se cosca de que licenciarte en periodismo no te capacita, sólo te 'legitima' para ejercer) te pueden hablar mucho de ética y esas cosas, pero en la calle te enseñan que si no quieres hacer algo hay cincuenta detrás de ti en la cola (del paro) que sí están dispuestos.

    ResponderEliminar
  5. Pero digo yo que si es rentable es porque hay demanda de esa televisión. Y los programas de televisión que se emiten contienen lo que la que la mayoría de ciudadanos quiere ver. A ver quién es el guapo que convence ahora a "la gente" de que no vea telebasura.

    ResponderEliminar
  6. Es un efecto "Bola de dragón"... a ver quien la hace más gorda.

    Ahora todos los telediarios parecen sucursales de "España directo". Reporteros que se meten en la noticia y participan de ella.

    Si incluso la información deportiva ha adquirido la forma de "Aquí hay Tomate"

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. A mi me han parecido buitres, porque SIEMPRE muestran lo mas impactante y, sin mentir, dice "verdades a medias".

    PD: Premio en mi blog para Forfy.

    ResponderEliminar