24/8/08

Cazando vampiros desde 1987

Hay pocas películas de culto tan involuntario como Jóvenes Ocultos, que, sin pretenderlo, se fue convirtiendo con el paso de los años en todo un estandarte de lo que significó cierto tipo de cine comercial en los 80. Quiero decir: chavales en BMX matando vampiros. Hay cosas que son imposibles de recuperar y quizá haya que agradecer el hecho de que la tardía e innecesaria Jóvenes Ocultos 2 no se revuelque demasiado en nostalgia oportunista. Pero es que tampoco hay mucho más que valorar, la película es demasiado intrascendente como para soportar el peso de ser una secuela, por mucho hijo de Kiefer Sutherland y mucho Corey Feldman que quiera aportar. Lo de este último es digno de análisis, sorprende ver lo fuera de lugar que parece encontrarse interpretando a un personaje que, ahora más que nunca, da sentido a esa referencia a Peter Pan del Lost Boys del título original. Un niño que no quiere crecer. O peor, que no quiere darse cuenta de que ha crecido. Y sin embargo si le quitamos de enmedio, la película pierde todo su sentido para pasar a ser un directo-a-dvd del montón.


No hay que afilar los colmillos porque el conjunto no es malo. Entretiene, tiene una banda sonora muy resultona y un epílogo tras los créditos finales que, siendo una tontería, un grito desesperado al pasado, es digno de verse. Pero quizá lo que más me haya llamado la atención sea un guiño dolorosamente desmitificador que, sin pretenderlo (al igual que Jóvenes Ocultos no pretendió ser representante de una época), nos da una bofetada en la cara a algunos: hace tiempo que Los Goonies dejaron de ser un referente generacional.

5 comentarios:

  1. Siento discreparle nada más llegar de vacaciones y en su primera sentencia pero ese culto involuntario que comenta es extenso y, en los más de los casos, mucho mejor que el creado a consciencia. Y los blockbusters ochenteros, para más inri, son una clara prueba de ello (debe ser cosa de Generaciones o algo, digo): así, a bote pronto, me vienen a la cabeza La princesa Prometida, Los Goonies (¿Qué han dejado de ser referente generacional?? ¡Voto a Bríos!), Cuenta Conmigo, El Secreto de la Pirámide... O Juegos de guerra (a la que le invito que vea su segunda parte recién estrenada y comente, que un servidor no se atreve.

    Por cierto, en esta Lost boys 2.0 también aparece el otro mítico Corey (Haim), aunque menos, creo, ¿non?

    ResponderEliminar
  2. No es el desproposito que yo pensaba. De hecho, si llevara el Lost Boys en el título seria una de esas series be vampíricas que no me desagradan en absoluto.

    Eso si, ni de lejos se puede comparar con la original: ni en BSO, ni en actuaciones ni en miticidad.

    Pd: la aparición estelar de Corey Haim nos deja una puerte más que abierta a una tercera parte con nada que la peli vaya bien en los videoclubs.

    Pd2: Juegos de Guerra 2? Me pongo a ello ipso facto.

    Saludetes amigou!!!

    ResponderEliminar
  3. la estaba viendo el otro día cuando tuve que detenerla por razones que no vienen al caso. a poco más de media película, el único homenaje que me hizo gracia fue ver al saxofonista cachas, señal de que empezaba la Gran Fiesta, convertido en un ridículo gordo; y lo único que me quedaba claro era que mantenía la misma estructura argumental (calcada) de la original. Por lo demás me gustó que conservara la misma imagen, aunque pienso que esto es más debido a una herencia real de todo el cine B a aquella película que a un homenaje consciente.

    ResponderEliminar
  4. Lo peor de todo es que habrá que verla.

    Corey Feldman no estaba mal en The Brithday.

    ResponderEliminar
  5. A propósito de vampiros, te invito a leer algunos de mis versos. Saludos !!!


    http://braliemjousc.blogspot.com/2008/08/orgen-legn.html

    http://braliemjousc.blogspot.com/2008/08/perpetua-magia-verde.html

    http://braliemjousc.blogspot.com/2008/08/ogren-omls.html

    Saludos, Braliem.

    ResponderEliminar