1/6/11

Interlobotomía



Cuanto me gustaría escribir el post cargado de odio y rencor que sin duda merecen los tipejos de Intereconomía y, por descontado, mis distinguidos seguidores amantes de las emociones fuertes y la redacción visceral que a veces se desparrama por los suelos de esta página. Hoy no es el día, estoy de bastante buen humor y es mejor no forzar la maquinaria. Quisiera ser tan virulento que me doy miedo así que desde ya mismo digo que habrá intentonas futuras pero, en aras de un sano autocontrol mental, espero que no lleguen a buen puerto, es decir, al sentimiento en bruto que me genera la contemplación del micro (o macro, muy a mi pesar) universo intereconómico. Hasta ahora y pese a ser conocedor (consecuencia de no vivir en una búrbuja) de los escandalosos saraos-tertulianos que montan estos individuos, la "línea editorial" de este santo bunker había sido mirar para otro lado, confiando en el consejo que daba el buen amigo Paul Anka en aquel episodio de los Simpson ("A los monstruos no mirar" cantaba en el Treehouse of Horror VI).

Claro que también esa línea editorial dictaba que Mundo Alocado no era lugar para hablar de politiqueos diversos. Roto el contrato, encuentro casi catárquico descargar por aquí ciertas fobias personales. Voy a hacer la segunda referencia a los Simpsons del post: imaginadme ahora mismo entrelazando los dedos como el Sr. Burns.

Hoy no esperéis nada, esto es un calentamiento para coger fuerzas. Tan sólo un par de apuntes:

1.- Víctima de un acceso sadomasoquista, seguí todo el eco mediático del #15M y aledaños sobre todo en esta cadena. Ha sido toda una experiencia: si contemplar las imágenes de los acampados en Sol era, de por sí, por nuestra propia condición de españolitos medios que no protestan nunca, surrealista, la cobertura intereconómica era... ¿cómo decirlo? surrealmente surrealista. Incluso como fan fatal de la ficción especulativa me sentí mareado, no sólo era increíble (de no creérselo, vaya) el hecho en sí. Más lo era todavía la respuesta que estaba dando un canal extraterrestre, de otra dimensión o, mejor dicho, de otra época. Un canal TAN torpe que parecía no caer en la cuenta de las conveniencias de la Teoría del Caos: que un indignadito batiera sus alas en señal de protesta en la Puerta del Sol podría provocar un Tsunami electoral que terminara cambiando el color del pais. ¿Por qué atacar con tanta virulencia a un movimiento que, votos o no mediante, despeja el camino a sus AMOS? Yo tiro de conspiranoia, esta gente no se ha caído de un guindo. Me niego a creer que sean tan poco hábiles, aquí hay gato (al agua) encerrado. Pensemos mejor, por la cuenta que nos trae, que son extremadamente inteligentes. Intereconomía es el concepto VIRAL más calculado, dañino, desconcertante y paranoico que nos han colado en mucho tiempo. Mientras nosotros nos ofendemos/reímos con su continua performance cancamusera, ellos ganan posiciones.

Y no quiero hablar de vergüenza (no se si ajena) porque me bloqueo. La cobertura que el resto de cadenitas-serviles-del-Sistema hizo durante esos días podía, a grandes rasgos, etiquetarse así. El relato... perdón, la versión diaria de los hechos por parte de Matias Pratts en Antena 3, con sus aires de prepotencia e inflexiones despectivas de tono, se encuadra perfectamente en esa categoría. Lo que hizo/hace Intereconomia es, tal como os decía arriba, de otro planeta, tiempo y condición. Todos habéis visto el video de la entrevista al falso indignado y a el me remito. ¡No podemos competir con estos genios de la comunicación! ¡No si no descendemos al putrefacto y rancio abismo moral del que han emergido!

2.- Interlobotomia puede ser un buen intento de contrarrestar tanto hoax, tanto falso testimonio tratado como verdad, tanta manipulación carente de castigo (de hecho premiada con el aplauso y apoyo de sus "fans"). Deberíamos hacer que funcionara como viral del mismo modo que ellos confeccionan piezas maestras amparadas en la libertad de expresión con sus anuncios de La Gaceta. Tenemos los elementos presentes: se ha sustituido ese castizo toro por un (también castizo) burro, que encima dice mucho más de nosotros. Y reúne afirmaciones que, oye, ante la falta de contraste de las fuentes y su veracidad, y puesto que queremos equilibrar el juego informativo que practica esta gente, pues las hacemos pasar como reales. Y a otra cosa mariposa. A ver si por desgaste mandamos entre todos a tomar por culo a la ética periodística o lo que quiera que sea eso.

6 comentarios:

  1. Yo hace tiempo tenía la peregrina teoría de que Jimenez Losantos era un manchurian candidate en toda regla, que nunca dejó de ser comunista, que es un agente provocador, y que moviliza a la izquierda a base de barbaridades...

    Al final no, pero...vaya tela.

    ResponderEliminar
  2. Yo tampoco me indigno demasiado... en el fondo pienso que su peso en la sociedad no deja de ser mínimo.

    Nadie va a hacerles caso con esos presentadores.

    Es como si alguien sintiera miedo de los malos de James Bond.

    ResponderEliminar
  3. Intereconomía como viral útil y bien entendido... Hmmmm... Acabas de fastidiarme mi siguiente post, pero no me importa. Lo que cuenta es que lo diga alguien.

    ResponderEliminar
  4. Como canal del bizarrismo no tiene parangón ninguno; ese Loco Gatti que en realidad es Nico Mcbrain de Iron Maiden, el tio del parche en el ojo del informativo ( repito, lleva un PUTO PARCHE EN EL OJO ) o lo mejor; en una promo del canal suena un riff de guitarra de "Remote Control" de The Clash; vamos, que tienen unos becarios que son unos CACHONDOS MENTALES.

    Claro que yo me lo tomo así, los que se lo toman en serio dan miedote...

    ResponderEliminar
  5. Esto me lo tendrías que haber dedicado como muestra de solidaridad ;) A mí también me gustaría tomarme todo esto a coña, analizarlo en clave de bizarrismo mediático sin más e interpretarlo como un producto de ficción que a ratos resulta fascinante desde un punto de vista antropológico (por dios, lo del parche y The Clash!)
    La cuestión es que esta gente está realmente convencida de las patrañas que suelta. Y representan a un sector de la población que se va extendiendo también viralmente. Y que freedom is slavery, ignorance is strength...

    ResponderEliminar
  6. Esti: personalmente, no creo que "esta gente" esté realmente convencida de toda la mierda que proclama su canal. Puede que varios, sino todos los que dan la cara, presentadores y demás, lo estén, pero los tipos detrás de estos tipos, los que diseñan la estrategia de visibilidad y el libro de estilo de Intereconomía, desde luego que no. Estos tienen muy claro cómo se debe armar y difundir un mensaje concreto para implantarlo con éxito entre la gente hoy en día, y dominan a la perfección el lenguaje contemporáneo de los medios: mucho grito, mucha reiteración, un solo frente común, una deformación constante de la realidad, y todo colgado al instante en Internet... por no hablar del tipo del parche, idea ante la cual, como estudioso aficionado de las teorías de la comunicación me quito el sombrero. En ese sentido, van como un par de años por delante de todo lo que están haciendo los demás estrategas de medios, y se sitúan casi a la altura de algún que otro "media-artist".
    Esto, sin embargo, lo vuelve todo aún más inquietante: ¿cuál es exactamente el mensaje que se están currando tanto por implantar? ¿Acaso la derecha (o quizá otra cosa que aún no tiene siquiera nombre) después de hacerse con el control absoluto de todo el entramado sistémico de política, economía y religión, tiene la vista puesta ahora en el único resquicio de no-opresión que nos quedaba ("los nuevos medios de comunicación nos harán libres" y bla, bla, bla...)? ¿Hemos perdido ya la última batalla, o es sólo una de tantas (porque está muy claro que hemos perdido, ¿no?)?
    Dudo. Y, mientras tanto, me asusto.

    ResponderEliminar