3/11/11

Estéticas del hype / Visceralia

1) Ocurrió durante la tarde del miércoles 2 de noviembre. Cientos de blogs mercenarios de videojuegos, tanto los vergonzosos patrios como los extranjeros, se hacían eco del trailer de presentación de (tachán) Grand Theft Auto V. Miles de post a matacaballo, redactados ad-hoc con el particular libro de estilo del "más grande", "más largo", "más mejor", "con más... de todo" habitual de la secuelitis que nos parío, invadieron la red. Es normal que cualquier cosa de los chicos de Rockstar mueva a las masas, es incluso sano el fandom que la compañía se ha granjeado a base de hacer las cosas mejor que bien porque se merecen todo eso y mucho más. Desgraciadamente también es normal encontrarse con la nada más absoluta al sumergirse en toda esa maraña de proclamas entusiastas y vacías que acompañaron al trailer de marras. Puede que la ocasión lo merezca (será el juego más vendido del año que viene y será de lo mejorcito) pero tenemos de nuevo el cuello de botella: de nada sirve que paulatinamente se intente afianzar la consideración del videojuego como entretenimiento adulto de cara al público generalista si ante noticias como esta todos los medios reaccionan como un niño de cinco años al redactar la carta de los Reyes Magos. Es hasta paradójico que esto le pase/lo motive Rockstar, acaso la compañía que más ha luchado para que se deje de considerar al medio como el juego para críos que era antaño.

Aunque siendo justos fue mucho peor la experiencia prevía, ese teaser consistente tan sólo en una imagen promocional (¡del logo!) que removió igualmente la red unos días antes del anuncio del trailer. Trending topic en Twitter durante 2 o 3 días y un maremoto de post-zombies expandiéndose por la red. Artículos no se sabe muy bien de qué, absolutamente VACIOS puesto que nadie tenía NADA que decir al no haberse revelado ni un sólo detalle del juego. El anuncio de que se iba a anunciar algo elevado a los altares de noticia. Al menos nos sirve para confirma el carácter mesiánico de Rockstar, dentro de poco tan solo una palabra suya bastará para sanarnos.

2) En paralelo y durante las últimas semanas hemos podido ver el anuncio para la televisión de Battlefield 3. La frase promocional de Marca Player utilizada en el mismo es la siguiente: "Tan perfecto que se nos acaban los adjetivos". Por supuesto que me creo que en Marca Player se les hayan acabado los adjetivos, deben tenerlos desgastados de tanto hinchar las notas sin ton ni son. Tan perfecto lo que quieran, pero seguro que no hay cojones a promocionarlo así de cara a la campaña de navidades (que empezará exactamente cuando dejes de leer estas líneas) cuando tenga que competir con otro peso pesado que, seguramente, también será "tan perfecto que se les acaben los adjetivos": el nuevo Call of Duty. Descontando que me sorprende el apego y la aceptación popular que tienen los juegos de temática belicista (los etiqueto como porn-of-war), todo esto, como comprenderéis, me aburre muchísimo. No hay emoción alguna en esa manera de promocionar, no hay el menor atisbo de alma en la mayoría de reseñas que podéis encontrar ahí fuera.

Yo digo que menos hype, menos acomodamientos y más, o un poquito al menos, de visceralidad. Así se promociona un juego, joder:





"After playing Sequence, I left my wyfe and children, beacuse there was no way they could possibly compare. I've destroyed my family beyond repair. God... God forgive me". Así sí, hombre. Así sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario