13/11/11

Wizorb

Cada día me gusta más el canal de juegos indie de Xbox (XBLIG) me paso las horas muertas descargando demos y comprando juegos por menos de 1 €. El problema es que hay mucha saturación de novedades y la diferencia de calidades que puedes encontrarte es bestial. No en vano cuesta bastante separar el grano de la paja, pese a que puedes bajarte demos de todo previamente y pese a diversos portales (Armless Octopus, XBLIG Ratings) que intentan clasificar un poco la avalancha semanal de estrenos. Es una pena porque hay trabajos interesantísimos que corren el riesgo de pasar desapercibidos y de hecho así ocurre: el originalísimo Sequence recibió ovaciones allá por dónde pasó, pero finalmente vendió muy poquito. No es casualidad que justo en este año se esté comenzado a cuestionar realmente el futuro del portal y su utilidad puesto que cada vez hay más juegos morralla en el mismo y los diseñadores que se lo toman un poco más en serio están planteandose su uso, al ver como sus trabajos no llegan a ninguna parte ni les reportan beneficio económico.

La verdad es que de cara al usuario las sensaciones que ofrece el canal son agridulces. Por una parte el catálogo de juegos es gigantesco pero hay que reconocer que los que más proliferan son terriblemente malos y desanimarse es fácil cuando pruebas bastantes y ves que el nivel es demasiado amateur (insultantemente amateur, incluso). Por otra, la política de precios es muy poco orientativa. Cuando la mayoría de juegos valen 80 MSpoints (1 €), te cuestionas comprar algo que valga 240 (3 míseros €) pensando si realmente valdrá la pena el desembolso. Estos dos factores combinados dan un imagen muy pobre de lo que es el canal en sí y yo insisto en que es una pena porque las maravillas están a la vuelta de la esquina, deseando ser descubiertas y jugadas. Así pues, en medio de esta crisis existencial en la que se halla inmerso el canal, me embarco en otro de esos proyectos que todos sabemos que dejaré a medias pero que bien estará mientras dure: voy a recomendar periodicamente algunos de esos juegos que me han llamado la atención. Y empiezo con el maravilloso:


A primera vista, Wizorb puede parecer la enésima revisión holgazana del concepto Breakout/Arkanoid pero nada más lejos de la realidad. Lo que lo situa a años luz del ejercito de clones al que tiene que enfrentarse es incorporar una novedad muy interesante en la mecánica al introducir elementos de RPG y una historia como hilo conductor. Al principio y sobre el papel esta idea no me pareció del todo buena pues en un juego de este tipo (cuyo concepto ha cambiado muy poco con el paso de los años) busco ante todo inmediatez, es decir, plantarme delante de la pantalla a destruir bloques sin más. Pero hay que reconocer que la propuesta de Tribute Games (gente con oficio: trabajaron en el juego de Scott Pilgrim) es excelente, los toques RPG no hacen más que engrandecer la experiencia del juego y uno no puede más que terminar enganchado a la historia del mago Cyrus contra el ejercito del Mal que ha invadido el reino de Gorudo.




Con una estética pixelada de lo más vistosa y acertada, unos valores de producción excelentes (a las imágenes me remito) y una jugabilidad a prueba de bombas, ni os penséis gastaros los miserables 240 MSpoints que cuesta.



P.d 1: Página oficial de Wizorb (también está disponible en PC, no digo nada)

P.d 2: Si todavía no estáis convencidos, aparte de que tenéis que hacéroslo mirar (debe existir medicación al respecto o subvenciones para casos así...) podéis ojear en Giant Bomb, donde pusieron este video con 20 minutos del juego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario