1/12/11

Atención (insana) al detalle

A estas alturas no tengo que empezar disculpándome por ser un hipócrita, ¿verdad? Si en el anterior post cargaba un poco las tintas contra todos esos listados sin ton ni son que son utilizados como relleno barato, hoy me parece bastante lógico recomendaros uno que he visto en Cracked.com, una página que tiene demasiada tontería, que se alimenta casi exclusivamente de listados-de-lo-que-sea, pero que de vez en cuando ofrece cosas como esto:


Echamos un vistazo a la selección (la enfermiza parte de Se7en merece un artículo aparte) y quedémonos con la película fetiche de esta casa: Scott Pilgrim vs the World. Ya pasado más de un año desde su catastrófico estreno en cuatro salas mal contadas y la película no ha hecho más que afianzar aquel estatus de culto que adquirió de manera casi instantanea.  Lo siento mucho (es un decir) por aquellos hipsters de medio pelo que torcieron el morro y se negaron a ver la evidencia: ahora puedo remitirme a las pruebas, como su maravillosa página oficial de Facebook (con la que ya os dí la machaca) o los diversos tumblr tipo-Fuck Yeah! que generó el fenómeno (anotad al menos estos tres: [1] [2] [3], efectivamente TANTA molonidad no cabe en uno sólo...). Precisamente en uno de ellos encuentro pruebas empíricas para impugnar ese listado que ha servido de excusa para el post. Visionar de nuevo Scott Pilgrim es una experiencia muy agradecida porque el fan puede recrearse en el mimo extremo que puso Edgar Wright en su empresa. Para que sirva de ejemplo y conste en acta:


Vamos por partes porque tampoco es que sea un defensor a ultranza de la literalidad extrema. Hace poco volvía a ver Sin City y me sorprendió que me gustara tanto en su día: es terriblemente mala, está acartonadísima porque no se atreve en ningún momento a respirar un poco por su cuenta y que adapte con tanto respeto y fijación una obra que es una putísima mierda tampoco ayuda. Sin embargo, si valoro el mimo, y Scott Pilgrim atesora todo el del mundo. Estos planos montados única y exclusivamente para el uso y disfrute pajero no serían nada si el resto del conglomerado no tuviera alma pero, afortunadamente, este no es el caso. Lo que me parece increible es que un detalle tan nimio como la tira cómica que está viendo Young Neil en el ordenador se mantenga. Y me parece más increible todavía que el glorioso fandom reunido en torno al fenómeno rastree todos y cada uno de los guiños ocultos, similitudes y referencias que tiene la película. Aquí tenéis la tira (Achewood, que no conocía)

2 comentarios:

  1. De Sin City tendremos que hablar...

    ResponderEliminar
  2. ¡Pues al final no hablamos!

    Mecachis...

    P.d: Vuelva! Se que no va a ver este mensaje pero es que hasta la foto de su avatar lo está pidiendo a gritos...

    ResponderEliminar