13/6/12

Alone Together

Enlazar un video de las TED Talks es el colmo de la vagancia. Lo se. Pero también tenéis que entenderme: ahora que he cogido un poco de carrerilla tengo que aprovechar el gusanillo de actualizar y además las TED Talks no son sólo un complemento de oro para cualquier post que se tercie, es que están pidiendo a gritos que las enlaces con esos subtitulos tan maravillosos que tienen y esos temas tan interesantes que tratan. Echadle un vistazo a esta charla de Sherry Turkle, muy necesaria porque nunca serán suficientes las charlas de psicólogos y sociólogos hablando de redes sociales, tecnología y los impactos negativos que generan en nuestra forma de comportarnos:



Como habéis escuchado, la Sra. Turkle pone nombre a cierta tendencia que estoy seguro que va a suponer un problema grande en un futuro (si es que no lo supone ya, llamadme agorero que hoy tengo el día), junto al trío de trastornos estrella de esta era tan maravillosa que nos ha tocado vivir: la ansiedad, el estrés y la depresión. Ella lo llama Alone Together, estar juntos en solitario, y vosotros podéis llamarlo como os de la gana mientras leéis este texto en vuestros iPhone's o Blackberry's y continuáis ignorando a los amigos con los que habéis quedado para tomar unas cañas. Supongo que no soy el único que está hasta las narices de esas cabezas gachas con la mirada fija en la pantalla, de esos dedos toqueteando freneticamente el cristal y generando conversaciones de WhatsApp o partidas del Apalabrados a la misma velocidad con la que se alejan mentalmente del centro gravitacional de la conversación en el Mundo Real que estuvieran manteniendo contigo.


Por supuesto que no voy a pecar de hipócrita delante vuestra amigos, que os debo un mínimo de respeto por dejaros caer por aquí de vez en cuando. Yo tuve una Blackberry y he de decir que mi adicción era preocupante (y no había estallado el boom del WhatApp...), basicamente aprovechaba la mínima para divagar y rehuir el contacto humano. Debió ser la época de más visitas de este humilde blog porque recargaba la página cada dos por tres... Mi terapia de choque para esta enfermedad fue similar a una amputación, digamos que tuve que devolver mi adorada Blackberry y recuperé el único móvil liberado que tenía por casa, el inmortal Nokia 3310 [1]. Os puedo asegurar que los primeros días (meses) sin consultar mi cuenta de correo a-cada-minuto fueron horribles y todavía sigo acusando cierta ansiedad (en cuanto puedo gorroneo móviles ajenos...). En mi caso, es decir, en el de una persona con un serio deficit de atención (llevo 3 horas redactando esto porque me he puesto a ver doscientos mil millones de videos, maldito seas Youtube...) alejarse de estos cacharros y permanecer desconectado durante un rato a la red es, mas que sano, necesario. Ahora, si me lo permitís, voy a gansear un poco por las diversas redes sociales en las que estoy metido, pero esto no acaba aquí. Me dejo un asterísco para volver con un fenómeno relativo, que me parece absolutamente terrorífico y que he bautizado como "nacidos en Facebook" o lo que es lo mismo, esa tendencia compulsiva y cada día más al alza de subir fotos a la red social de marras de niños recien nacidos, los ajenos (que está mal) y los propios (que debería estar penado con la pena de muerte, en mi opinión que es la que más me interesa de un tiempo a esta parte).


[1] Una auténtica patada al rollo de la obsolescencia programada. Agarraos: el movil tiene 10 años (fue mi primer movil), lo han usado diversos familiares míos y lo han usado mucho, se ha caído en innumerables ocasiones, a una piscina incluso... y no sólo funciona a la perfección, casi como el primer día. Su cobertura es envidiable y su batería sigue durando la friolera de 3 días. Casualidades de la vida o no, cuando empecé a utilizarlo de nuevo salió el famoso meme...

3 comentarios:

  1. Me van a dejar en usufructo un smartphone y miedo me da... :s

    ResponderEliminar
  2. Ese futuro post sobre LA red social debería incluir la estafa que se ha montado Zuckerberg a costa de los incautos accionistas que se apuntaron a su salida a bolsa, vendiendo mil millones de dólares de sus propias acciones UN DÍA ANTES de que se hiciera público un informe que detallaba lo que todos sabemos a estas alturas: que su empresa está tan sobrevalorada como en los mejores tiempos de la burbuja punto.com y que se encuentra a un solo paso de convertirse en la nueva Zynga o Second Life. Tanto es así que el chiste de modo entre los gurús de internet y los keynoters de TED ya no es "¿Te vendo una tienda de discos?", sino "¿Te vendo acciones de Facebook?".

    ResponderEliminar
  3. Estrella: Yo sería muy hipocrita si dijera que no quiero uno pero mejor mantenerlos alejados de mí...

    Anónimo: Sería un post interesante si pudiera argumentarlo bien... En lo que estoy de acuerdo es en que esto es otra burbuja de las puntocom ¡y mucha gente parece sorprenderse! Yo soy el tipo de usuario de Facebook que debe generarles valor-cero: mis datos son falsos, me etiqueto en cualquier sitio, no pincho la publicidad ni aunque me vaya la vida en ello, no estoy interesado en ningún tipo de promoción que hagan (¡entre otras cosas porque no voy a revelar mis datos reales!), etc... Pues como yo, millones. Esto es humo.

    ResponderEliminar