19/6/11

Always bet on Duke?



Habemus Duke Nukem Forever. La noticia es motivo de celebración por sí misma, tras 15 años de espera muere una de las anécdotas pop más recurrentes del mundo de los videojuegos. Sin consultar ninguna fuente creo que debe ser el desarrollo más conflictivo y alargado de la historia, motivo principal por el que espero hacerme con una copia del juego, para retener esa porción de historia en mi estantería. Pero no ahora claro, porque una cosa esta clara: el juego no vale los 60 € de salida ni la lujosa edición de coleccionista de casi 90 €. Por mi parte esperaré a que el mercado de segunda mano (acaso el juez más justo que conocen los videojuegos ahora mismo) proceda a regularizar su situación. Le doy tres meses para que podamos encontrarlo a 30 € o menos, un precio que considero algo más ajustado a sus pretensiones. No en vano estamos hablando de un juego de segunda (o tercera) categoría haciéndose pasar por un triple-A a golpe de hype, falso carisma propio y demasiadas deudas con fantasmas del pasado.


Sexo, mentiras y mucho vaporware...

Me han sorprendido ciertas reacciones de sorpresa (valga la redundancia) ahora que empiezan a brotar las reseñas. ¿De verdad era tan difícil intuir el resultado final? Por mi parte y con ojitos cariñosos (nostalgia perra mediante) disfrutaré con las cuatro ocurrencias que ofrezca un juego que no puede ser otra cosa más que un monstruo de Frankenstein ensamblado con más o menos gracia. ¿No os recuerda todo a Chinese Democracy? Es imposible que un parto tan difícil oculte todos los remiendos, 15 años son muchos y más en este mundillo. Quizá sea ese el valor que más me atrae del juego, el propio concepto de icono noventero que se obstina en dar un paso al frente en un contexto que busca desesperadamente (y con bastante poco tino) la siguiente estrella que protagonice una saga de éxito. Son sólo pocos los elegidos y menos todavía a los que se les da una oportunidad. El caso de Duke recuerda a la estrella de cine crepuscular que cae en desgracia y años después reaparece para arañar los resquicios de fama que persistan. La idea me recuerda físicamente a un Mickey Rourke (encuentro ese mentón bastante parecido) con el alma del decrépito Bela Lugosi cuando fue rescatado por Ed Wood. Apasionante.


Cómo apasionante es comprobar lo que da de sí el fenómeno. Disfruto estos días viendo cómo los medios más prestigiosos tienen que hincar las rodillas ante la evidencia: ¿jugamos a puntuar con numeritos? pues DNF no merece más de un 6... aunque plague nuestra paginita de reseñar videojueguitos con publicidad intrusiva y nos de unos dineros [1]. Al menos los mercenarios habituales se ganaron el pan ocultando el desastre en los habituales avances que hacen para rellenar contenido. Hasta que no quedo otra, claro. Y luego pasa lo que pasa: los publicistas/consultores que hicieron su (excelente) trabajo (repetid conmigo: T R A B A J O) promocional vendiendo humo durante meses tienen que rematar la faena. Amenazar a los medios que estén siendo "venenosos" (literal) en sus reseñas con no darles más jueguecitos gratis en un futuro, ha sido su GRAN idea.

¿No nos sorprendemos, verdad? Bienvenidos al mundo de la consultoría niños: tipos trajeados, de labia hipnótica y fanfarría incomensurable, expertos en nada, dedicados a pintar la mierda de rosa. ¡Cuidado blog mercenario! Los grandes quizá puedan doblegarse... pero tú... tú... ¿tú quieres jueguecitos gratis, no? Lo peor de todo esto es que encima no pega nada con el estilo de Duke, quizá lo único en lo que ha podido sustentarse un proyecto maldito desde su misma concepción.

[1] CASOS DE ÉXITO: Marca Player le casca un 8,8 y se quedan tan anchos. El problema no es poner la nota que les de la gana, lo que me hace torcer el morro es la contradicción existente entre la (flojita) reseña en sí y el número con el que califican al juego. Entiendo, o al menos creo que es lo que se desprende, que un 8,8 es una nota "mediocre" para un juego que no ha cumplido las expectativas (sean las que fueren, en este caso cercanas a la montaña de HYPE que la propia publicación contribuyó a levantar). Curiosamente este mismo mes la revista incluye un reportaje de sexo en los videojuegos que, aparte de no aportar absolutamente nada nuevo, expone como conclusión que el medio es todavía inmaduro, mojigato dicen, y que todavía es cuestión de tiempo que se acepte como natural la presencía de contenido adulto. Nada que objetar a la reflexión en sí, aunque hay una llamada a la madurez a "todos aquellos que forman parte y tienen relación con los videojuegos" (sic) bastante risible.

El cancer de las notas sigue siendo un gran lastre. Hasta que no se logre aceptar de buen grado que un juego puntuado con un 7 puede ser un JUEGAZO (se me ocurre ahora mismo WET), mal vamos. Me fastidia sobre todo que realmente exista una relación entre cómo se puntua a un juego y las ventas que genera. Casos como Enslaved, por ejemplo, que se vió herido de muerte por sacar "sólo" un 8 de media en su particular selectividad... y que es de lo más recomendable bajo mi punto de vista.




BONUSTRACK:

Manly Guys Doing Manly Things una genial tira cómica sobre tipos DUROS que suele tener al bueno de Duke de invitado de vez en cuando:

3 comentarios:

  1. No sé si lo habrá leído ya, señor Forfy, pero este artículo de Wired sobre el juego, la franquicia y su historia a un servidor le ha gustado mucho:

    http://www.wired.com/magazine/2009/12/fail_duke_nukem/all/1

    ResponderEliminar
  2. Bien señor Forfy, parece que se me ha adelantado y tendre que cancelar el articulo que tenia planeado sobre este mismo tema y que iba a quedar algo similar a este en Siento un Ki Maligno.

    De todos modos, Excelente post!

    ResponderEliminar
  3. Alex: Pues no lo había leido... ARTICULAZO, la verdad es que todo lo relativo a DNF es más interesante que el propio juego. Si esto no es apasionante.

    Gracias por el comentario!

    Sir Laguna: ¡Por favor no canceles nada! Será interesante leerlo, si yo no he aportado nada que no se sepa ya...

    Me encanta tu fondo de página por cierto (te sigo por el reader y casi nunca lo veo :( )

    Un saludo!

    ResponderEliminar