6/3/07

Mini-Review: Stranger than fiction


Con reminiscencias de Adaptation (de Spike Jonze y Charlie Kauffman), Stranger than fiction nos ofrece un juego metaliterario y una de las mejores películas de lo que llevamos de año en el mismo pack. Toda una sorpresa.

Y digo sorpresa porque de Marc Foster no me esperaba ninguna genialidad. Tras la telefilmesca Monster's Ball y la aburrida y maniquea Finding Neverland (no he visto Tránsito todavía) me parecía que nos encontrábamos ante un cineasta tremendamente sobrevalorado. Pero he sido incapaz de resistirme al argumento de Stranger than fiction.


En la película se nos cuenta la historía de Harold Crick (excelente Will Ferrell), aburrido contable cuya monótona vida se verá interrumpida el día en el que empieza a percatarse de que es el personaje principal de una novela que esta siendo escrita. Para complicar las cosas descubrirá que Karen Eiffel (Emma Thompson), la escritora que maneja los hilos de su destino, tiene previsto acabar con su existencia de un momento a otro.

Tal premisa sirve de base para abordar temas tan dispares como la predestinación, la crisis creativa del artista o la voluntad personal como motor de cambio. Y la película sabe cómo tratar todos y cada uno de ellos y salir airosa gracias a un apropiado tono que bordea el drama sin resultar excesivo. Se coquetea también con elementos de comedia romántica, pero tan sutiles que no logran empañar el conjunto ni transformar el relato, algo que podría haberlo perjudicado de veras.


El elemento fantástico está introducido de una manera natural, lo cual es posiblemente la mejor baza con la que cuenta el guión. Harold escucha constantemente una voz en off que está narrando su día a día. Pero no se hace hincapié en el cómo ni el por qué, sino en las consecuencias que tiene que su existencia esté siendo guiada por otra persona. Cuando se produce el inevitable encuentro entre creación y creadora el impacto y la sorpresa están presentes, pero lo verdaderamente importante son los cambios que acarreará en las vidas de ambos. Nos hallamos ante un personaje que se encuentra cara a cara con su Dios y que rinde cuentas ante lo que parece ser una muerte inminente, inevitable y lo peor de todo: lógica según la trama en la que se ve inmerso.


Los actores están espléndidos, comenzando por un Will Ferrer que no se permite el más mínimo histrionismo en su encarnación de un personaje gris y monótono, y siguiendo por Emma Thompson y Dustin Hoffman, perfectos arquetipos de la escritora neurótica y el estricto crítico literario (realmente inamovible en sus dictámenes). El resto de secundarios (Maggie Gyllenhall, Queen Latifah) no entorpecen el ritmo del relato, aunque el peso recaiga sobre el triángulo que se forma entre los tres primeros. Además, la dirección está cargada de puntuales aciertos visuales que nos recordarán al Fincher que decoraba la vida de Edward Norton con muebles de Ikea en el Club de la Lucha.

Quizá un final un tanto autocomplaciente le haga perder enteros, aunque por otra parte no parece haber otra conclusión más coherente para la línea que sigue la película. Y si somos puntillosos podemos experimentar cierta sensación de dejá vù con Adaptation, que afecta al factor sorpresa de encontrarnos ante una historia que va escribiéndose a sí misma. Pero Marc Foster no pretende ser Spike Jonze, ni Zack Helm (guionista), Charlie Kauffman. Y eso se agradece mucho.

2 comentarios:

  1. Es un peliculón. Y yo no sé qué tiene Dustin Hoffmann que los papeles éstos de obseso por el trabajo (como el del perfumista en "El Perfume", y éste mismo de crítico inflexible) le quedan genial.

    Y de Will Ferrel, si te digo la verdad, tampoco me esperaba mucho, supongo que por la misma razón por la que no fui a ver Olvídate de mí al cine. Un grave error.

    :*! ^^

    pd.- quiero ver Adaptation, y K-Pax, y... aggg, se me acumula el trabajo... necesito un guía cinéfilo que me lleve por estos misteriosos caminos del celuloide...

    ResponderEliminar
  2. Por fin empiezo a contestar a los comentarios. Sin llegar a la genialidad de Adaptation si creo que es una película mucho más comprensible y accesible. Los actoes geniales, a Dustin Hoffman pueden darle el papel que sea, que por muy secundario o insignificante, lo borda.

    Y a mí me sorprendió particularmente Will Ferrell del que no me esperaba mucho la verdad.

    :*!

    P.d: K-Pax, otra que tengo pendiente...

    ResponderEliminar