23/5/07

Esbozos sobre Zodiac


Abordar el análisis de Zodiac es complejo. De todas las opciones que tuvo Fincher entre manos tras La habitación del pánico, ésta era la menos atrayente a priori, pues le volvía a poner ante un thriller policiaco con asesino en serie de por medio. Al ver la cantidad de proyectos que se le iban de las manos (Rendezvous with Rama o Misión Imposible 3) no fueron pocos los que pensaron que una película de estas características le devolvía a un lugar cómodo, al género que le vio despuntar como autor, quizá en busca de un nuevo éxito comercial que relanzara su carrera. Pero no ha sido así. Si tenemos que definir con una palabra el nuevo trabajo del alumno más destacado de la generación del videoclip, ésa es madurez.

Y es que las intenciones de Zodiac son bien distintas de lo que podría esperarse. Desde un primer momento, la película se desmarca intencionadamente de los parámetros que delimitan al género de asesinos en serie. Parámetros que precisamente reinventara Fincher con Se7en la década pasada y que son el motivo principal de que esta nueva propuesta del director sorprenda y desconcierte.

¿Afortunadamente? Desde luego no para quien quiera encontrar nuevos virtuosismos visuales en el autor de El Club de la Lucha, por otra parte su seña de identidad y lo que había caracterizado su forma de hacer cine desde sus inicios. Han pasado 5 años desde La habitación del pánico y formalmente podríamos decir que Zodiac es un nuevo ejercicio de estilo, ni tan autocomplaciente como aquélla (que era todo envoltorio) ni quizá tan personal. Lo que vamos a encontrar aquí es un sentido homenaje al cine de los años 70 (imposible no hablar de Todos los hombres del presidente de Alan J. Pakula, segunda película favorita en palabras suyas) y la primera vez en la que podemos afirmar rotundamente que el contenido no está sublimado a la forma. El clasicismo de una historia puesta al servicio de un guión frente a la pirotecnia.


Que nadie se lleve a engaño, los múltiples planos aéreos y cenitales son puro Fincher. De hecho, la secuencia en la que Graysmith ve entrar a Toschi y Armstrong en la redacción del periódico y las cartas y acertijos del asesino aparecen sobreimpresos en la pared (al igual que aparecieran los precios del catálogo de Ikea en el apartamento del narrador de El Club de la Lucha) no sólo es el resumen perfecto de las intenciones de la película, sino también su huella dactilar más firme que vamos a encontrar en todo el metraje. Pero esta vez no van por ahí los tiros. Si se le ha acusado (no sin razón) de vender humo en más de una ocasión, esta vez sus detractores tendrán que tragarse ese argumento.

Porque si hay algo definido en Zodiac es el interés por contar una historia. Una historia que, por otra parte, no puede ser contada y ahí es donde radica el riesgo de la propuesta. Lo que tenemos ante nosotros es un caso abierto donde los múltiples sospechosos (hasta cuatro actores a los que no veremos la cara interpretan al Zodiaco), las pistas erróneas y el paso del tiempo llevan a sus protagonistas (excelentes todos, Mark Ruffalo a la cabeza) a moverse en círculos. Hay también un tono desmitificador hacia la figura de un asesino en serie que aparece poco en pantalla pero que está presente en cada momento, sobre todo proyectado desde la frustración de quienes no logran atraparle y que parecen haber llenado su vacío existencial con esa búsqueda.


La trama por tanto se centra en mostrarnos un minucioso análisis del procedimiento y la investigación que conllevan sus actuaciones, tan preciso y perfeccionista que por momentos la película se convierte en un documental. Así, durante más de 2 horas el espectador asiste a un bombardeo informativo que llega a puntos indigestos. Pero todo esto no es más que una cortina, una tapadera que, como ya sucediera en Se7en o The Game, sirve para abordar otros temas. Y lo que aquí subyace, lo que no se cuenta, es más importante que perdernos en la burocracia y el papeleo de un departamento policial.

Zodiac habla no sólo de la impotencia, sino de la necesidad de aferrarse a un clavo ardiendo en busca de un sentido. Es una apuesta posmoderna, en la medida que parece estar hablando de cómo se hacía cine antes y ahora, de cómo una película no tiene por qué limitarse a entretener al espectador, sino provocarle las mismas sensaciones que a sus protagonistas. Implicarles en la misma investigación que están llevando y proyectarles los mismos sinsabores que estos experimentan.

Y es por ello que es una propuesta suicida para el tipo de cine que estamos (mal)acostumbrados a ver actualmente, una película frontera que divide la opinión de crítica y público. Mientras unos ensalzarán la precisa maquinaria que se ha dispuesto, los otros (aquéllos que sólo van al cine a pasar el rato porque no hay otra cosa mejor que hacer, o que no sepan lo que se van a encontrar) se aburrirán, simple y llanamente. No sabrán ver ni las virtudes que atesora ni el respeto que hay hacia el espectador como ente pensante, no sólo como devorador de palomitas. Lo que hay aquí es un recuerdo a una época en la que el cine no se limitaba a producciones de hora y media en las que se daba todo masticado.

No recurramos sólo a ese ejercicio de nostalgia porque una cosa no quita (o no debería quitar) la otra. Pero sí es cierto que con una cartelera en la que sólo encontramos propuestas comerciales, fast-food de rápido consumo y pronto olvido, y donde cada vez es más difícil elegir algo distinto (porque estos productos quedan relegados a los ghettos de siempre), la presencia de Zodiac no sólo se agradece. Es necesaria.

14 comentarios:

  1. Excelente reseña. Espero ver pronto Zodiac, todo el mundo habla maravillas de ella.

    ResponderEliminar
  2. Buf, yo estoy cagado con Zodiac, al comienzo mis expectativas eran más bien bajas pero según han ido pasando los meses la excitación ha crecido hasta niveles estratosféricos. Y lo peor es que igual que unos dicen que es una obra maestra otros dicen que es simple y llanamente un tostón. Fincher, no me falles...

    ResponderEliminar
  3. Gran review Mr. Forfy, ya tardaba en llegar. Estoy bastante de acuerdo contigo en casi todo, a mi me flipa el plano de Gyllenhaal mirando cara a cara al supuesto Zodiac.

    ResponderEliminar
  4. Por fin la esperada crítica! La verdad es que me ha gustado mucho leerla, se nota el amor a Fincher, jeje. Y sobre la película... algún día de éstos pondré mi, llamémosle, review, como prometí ;)

    Besos!

    PD: Espero que esta noche duermas más tranquilo ;)

    ResponderEliminar
  5. No creas que diferimos tanto en nuestra opinión sobre "Zodiac". Lo que más separa nuestros análisis es la emoción. El gran problema es que no consigue inquietar al espectador. Tal vez ello explique su batacazo en taquilla. Supongo que el público esperaba un thriller trepidante (algo que a mí me habría disgustado, el planteamiento de Finche me parece impecable).

    Tampoco me gusta el autocomplaciente final. Posiblemente forzado por el autor de la novela. Y hay un detalle de gran inteligencia por parte del director (que tú citas en tu reseña) que contradice ese final: el hecho de que el asesino sea interpretado por varios actores diferentes.

    Entiendo a Fincher como un artesano brillante. La puesta en escena de sus películas es puro vinilo. Todo tan aparente, todo tan falso. Desconcierta, como lo hace igualmente la distancia que toma con el espectador en cuanto la película arranca.

    Que "Zodiac" haya supuesto una decepción par mí no significa que no aprecie sus virtudes. Fincher siempre tendrá el listón alto. No puede valorarsele como a otros de sus colegas.

    Apreciable y detallada reseña, Forfy. Me gustó.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. genial la crítica, cuando terminó me dejó un sabor de boca como diciendome a mi mismo: esto va a ser un clásico joder! Me encantó, aunque le sobran unos cuantos minutillos...

    ResponderEliminar
  7. A mi me parece una obra maestra. Es una mezcla perfecta entre ficción y documental. Excelente reseña.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Rodi: Bienvenido y muchas gracias por el comentario. En cuanto la veas comentanos algo, ok? Saludos.

    Crazy J!: Yo también lo estaba, hasta el punto de que no ví el trailer hasta un mes despues de que saliera y no he buscado información de ningún tipo hasta el estreno. Me interesa muchísimo tu opinión asi que ya me contaras. Es que es fronteriza, o te apasiona o no te dice nada. Saludos.

    Dani Lebowski: Me ha costado, amigo... Ese plano es acojonante, además de no escatimar en tiempos muertos. Esa mirada sostenida de Gyllenhall resumen el objetivo de su personaje en la película. Saludos.

    Estrella: Sí! Por fin!!! xDDD Haz una review y ponla a parir, pero justificalo! Yo entiendo perfectamente que no te gustara y que te aburriera. También tuviste un par viéndola tan tarde. Saludos. (estoy en tu ordenador ahora, xD)

    Alex: Efectivamente pero es que yo creo que esa falta de emoción es lo más destacado de la película. De todas formas más que inquietar yo creo que pretende frustrar, por ver como esos personajes no van a ninguna parte. Y eso claro, o te gusta o no, independientemente de como este rodada o planificada la película.

    De todas formas, menos mal que Fincher no ha hecho lo fácil, no crees? A mí eso me ha alegrado bastante porque no hemos tenido un Seven 2. Veremos el rumbo que toma ahora, aunque los collages imposibles y los rebuscados planos secuencia pueden quedarse en el recuerdo.

    Saludos

    Jesús David: Hombre con el metraje parece que han tenido manga ancha, pero yo no sabría en que punto hacer un corte. Aunque casi más de 2 horas si son largas, la verdad. Pero tiene tanto que contar (y que no contar) la película...

    Saludos

    miultimodia: Haz una reseña! Aunque veo que te ha gustado mucho. Obra maestra no se, pero la mejor película de lo que llevamos de año creo que no se lo quita ninguna. Saludos

    ResponderEliminar
  9. Creo que este finde tampoco voy a poder ir a verla :(

    Saludetes!

    ResponderEliminar
  10. Pues ya estás tardando, amigo. Que quiero ver una reseña tuya.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Puff, me ha gustado mucho lo que has escrito...Pero ahora, ¿que coño escribo yo en mi blog de zodiac?

    Me ha encantado la película y eso que el nefasto recuerdo de la habitación del pánico casi me mata las ganas de ver esto.
    Quizás influya en mi caso que me encantan los temas policiacos, las investigaciones periodísticas y que tomen en consideración mi opción como espectadora.
    El montaje temporal es frenético sobre todo cuando la investigación policial está en su apogeo, pero no marea, obliga a tener la mente despierta y a cotejar datos como si fueras el protagonista. Me gusta también la música setentera que gasta, la diseño de prodcción en s justa medida y ese guión donde repasa las multiples referencias cinematográficas de esa época sin que chirrien (Bullit, Harry). ah y esa foto oscura, naranja de la noche... ¿Pq en Madrid no podemos hacer esos planos tan espectaculares de nuestra ciudad?

    Ala, ya está...

    ResponderEliminar
  12. Efectivamente, es una película que obliga a tener la mente despierta. En las casi 3 horas que dura no noté que ese ritmo se resintiera ni una sola vez. Y hay tramos que en cuanto a montaje son frenéticos. Escribe algo que será interesante de leer!

    En Madrid no podríamos hacer esos planos por las obras, xDDD

    ResponderEliminar
  13. Ya puedes pasarte por mi chask a ver qué barbaridades he dicho sobre el tostón éste :P

    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Ahora paso por tu casa a deconstruir, Estrellita de mis amores. :P

    ResponderEliminar